Pages Navigation Menu

El Documental

El desalojo y el negocio del Ejército

El desalojo y el negocio del Ejército

Durante el primer desalojo, los militares usaron altoparlantes para conminar a las familias a hacer inmediato abandono de los departamentos. Era de noche, las madres despertaron a sus hijos y debieron montarlos en camiones. Así recuerda los hechos la pobladora Violeta Aguayo: “Echaron a mi madre inválida que estaba en silla de ruedas, en la parte trasera de un camión basurero, amarrada con todas nuestras cosas. A mí me echaron a culatazos, con un hijo de 4 años en los brazos. Sentíamos una impotencia inmensa al no poder defendernos”.

Otras 112 familias fueron desalojadas el 28 de diciembre de 1978 por unos 500 carabineros. Los que corrieron mejor suerte fueron trasladados a viviendas desocupadas en Renca y en la Población Juan Antonio Ríos, actual comuna de Independencia.

A partir de 1989, entre las muchas concesiones que los gobiernos electos tuvieron que realizar para que el país transitara a la democracia, también se realizaron acuerdos con respecto a la Villa San Luis. El Ministerio de Bienes Nacionales traspasó la propiedad al Ejército –legalizando la apropiación de hecho que había sido llevada a cabo durante la dictadura– y, posteriormente, éste decidió vender el terreno, en 1996, a la Inmobiliaria Parque San Luís S.A.

La Inmobiliaria Parque San Luís está formada por un conglomerado de grandes grupos económicos que encabezan los hermanos Sergio y Jorge Sarquis (Pesquera Itata), Alberto Kassis (Cecinas San Jorge), Juan José Cueto, socio de Sebastián Piñera (Lan Chile), Antonio Martínez, concesionario de varios casinos en Chile, y Marcelo Zalaquett.

Un año mas tarde, el 26 de Mayo de 1997, el diario El Mercurio anunció con gran despliegue publicitario el proyecto que tituló como “El Plan Inmobiliario mas grande y ambicioso del país”, con una inversión ascendente a 800 millones de dólares. De esta manera se anunciaba el destino de la Villa San Luis. Se planificó en sus terrenos un Centro Integral de Negocios, con torres de hasta 45 pisos, incluyendo un hotel cinco estrellas de la cadena internacional Hilton. Ese mismo año, comenzaron las demoliciones y poco después, la construcción de lujosos edificios que hoy albergan las oficinas de las principales empresas y capitales financieros del país.

En este escenario de olvido y ante la inminente demolición de una villa de valor patrimonial, se hace urgente realizar un documental sobre esta historia, desarrollando y explicando los hechos que ya hemos resumido y desde la perspectiva de las víctimas. MV

Fotografía: Marcelo González Fuenzalida, sujeta a licencia Creative Commons.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *